Creemos fuertemente que Jesús no solamente vino a salvar almas, sino a transformar la sociedad. Dios tiene un diseño original para nosotros y para cada área de la sociedad: política, económica y social. Dios ama al mundo herido, nos dió buenas pautas para establecer su Reino en Su Palabra y nos ha invitado a que todos seamos intencionales en la manera en la que vivimos siguiendo sus preceptos. Creemos que todos debemos estudiar la Biblia con estos lentes, enamorarnos de su diseño orginal y pregúntarnos de qué manera podemos ser parte del establecimiento de Su reino aquí. Buscamos modelos de ministerio integrales y animamos a todos a ser parte de lo que Dios está haciendo, no solamente en palabra, sino también en acción.